Underground Arqueología

Dar a conocer nuestra profesión, nuestros proyectos, o la cultura y el patrimonio de nuestro entorno, es la mejor forma para que la ciudadanía, por un lado, conozca y valore nuestro trabajo, y sobre todo, conozca y valore su legado cultural. En este sentido, a través de la difusión y la didáctica, podemos implementar nuevos lenguajes y nuevos procesos que propicien ese conocimiento y ese interés.

ARQUEOLAB

Es una nueva forma de entender la disciplina arqueológica diseñando estrategias creativas vinculadas a la didáctica de la Arqueología y del patrimonio, bien a través de proyectos propios o bien en colaboración con otros colectivos. Desde ARQUEOLAB se proponen proyectos que, desde disciplinas diferentes a la Arqueología y la Historia, generen procesos de aprendizaje de nuestro pasado como modo, no sólo de entender nuestro presente y plantear nuestro futuro, sino como herramientas alternativas de conocimiento.

Talleres

La Arqueología es una de las ciencias del hombre más interesantes y, además, una de las más mitificadas, por ello, desde nuestro ArqueoLab pretendemos mostrar a la sociedad, y en especial a los mas jóvenes, en qué consiste el trabajo de un arqueólogo y cómo se lleva a cabo en cada una de sus facetas, para despertar en ellos el interés por esta ciencia e inculcarles la concienciación necesaria para conservar y proteger el patrimonio cultural y arqueológico de su entorno. Para ello, varios son los talleres que desarrollamos, y varios los entornos y los contextos: “Manoseando”, sobre  arte rupestre; “Con las manos en el barro” sobre cerámica prehistórica; “Arqueología de bolsillo”, sobre metodología arqueológica; o “ArqueoFlow”, sobre narrativas y cuentos colaborativos para vincular a l*s niñ*s con su entorno arqueológico, son algunos ejemplos. Además, también diseñamos acciones didácticas vinculadas a otros proyectos, como la exposición “Memorias desde el Aire”, de la que hablaremos más adelante, o el Proyecto Maila, que puedes conocer en la ventana “socialización”, o para la primera edición del Congreso SOPA.

Proyectos:

ARQUEOLOGÍZATE en EMBARCADERO

Proyecto desarrollado durante los meses de abril, mayo y junio de 2011 dentro de la programación cultural del edificio EMBARCADERO de la ciudad de Cáceres. Arqueologízate en Embarcadero reunió un gran número de actividades en las que la Arqueología era tratada desde una perspectiva innovadora y desde herramientas digitales para facilitar su comprensión frente a públicos desconocedores. Se trataba de buscar una socialización del conocimiento y la generación de un espíritu crítico de un público multigeneracional en el contexto de varias acciones alrededor de la Arqueología creativa. Creación de itinerarios como fórmula lúdica de aprendizaje de aquellos aspectos técnicos de la Arqueología que más relación tienen con la sociedad, como los asentamientos, el conocimiento de la evolución tecnológica a lo largo de la Historia y una clara concienciación del público con el patrimonio más cercano.

Durante esos meses se programaron charlas sobre la disciplina arqueológica, talleres, y visitas guiadas a yacimientos en el entorno de la Ribera del Marco (cueva del Conejar y complejo minero de Aldea Moret).

ARQUEODOMINGUEROS

Arqueodomingueros, no es otra cosa que fomentar la visita a yacimientos arqueológicos o espacios naturales con presencia de elementos relacionados con el patrimonio cultural cuando queremos planificar un día de campo con amigos, familiares o conocidos. Normalmente sucumbimos a los planes de los demás cuando nos sugieren un día de campo: a por setas, a pescar, a hacer senderismo… Lo que pretendemos es que desde nuestra faceta como arqueólog*s busquemos la forma de dar a conocer nuestro trabajo y nuestro patrimonio a aquellas personas de nuestro entorno que de otra forma nunca tendrían la oportunidad (o voluntad) de hacerlo si no hay una actividad lúdico-festiva de por medio. A la vez, podemos fomentar que se genere un beneficio económico en aquellos territorios donde desarrollemos las visitas, bien yendo a comer a los pueblos cercanos, o bien tomándonos un cafetito cuando terminemos de comer tirados en el suelo con la manta y las tortillas. Vincular un espacio patrimonial con el tejido empresarial del entorno, y además darlo a conocer pensamos que puede ser positivo para todos.